El origen de un deporte

−¿Sabés lo que habría que hacer?

−¿Qué?

−Tendría que haber un deporte que sea como el fútbol, pero con las manos.

−Ya hay. Se llama básquetbol.

−No, ese no es como el fútbol. Yo digo algo con arcos, no con aros a cualquier altura. Se llamaría “handball”. ¿Entendés? Es como “football”, pero con mano en vez de pie.

−Ta. Pero es que las manos tienen más precisión que los pies. No podés poner arcos, sería muy fácil.

−Bueno, hacemos el arco más chico, pero un aro es demasiado. Aparte, si ponemos un arquero no va a ser tan fácil.

−Pero si se usan las manos es muy fácil evitar al arquero. Lo difícil es llegar a la línea de meta. Vas a tener que hacer la cancha más chica.

−Podemos darle el tamaño de una cancha de básquet, o de vóley. No hay problema. Y, ya que estamos, ponemos menos jugadores. ¿Qué te parece si jugamos con siete?

−Puede ser. ¿Incluye al arquero?

−Sí, como sea.

−OK. Pero decime una cosa. ¿Cómo vas a hacer que no se convierta en una versión reducida del rugby o el fútbol americano? Todos van a retener la pelota hasta donde puedan.

−Fácil. Les hacemos picar la pelota.

−Como en el básquet.

−Sí. Pero sin aros. No quiero aros, mi juego está abierto para jugadores que no son altos también.

−O sea que van picando la pelota y se la van pasando, como en el básquet, pero en vez de aros hay arcos. ¿Entendí bien?

−Exacto.

−¿Y cómo hacés para que no se burle al arquero fácilmente? Si uno llega lo suficientemente cerca del arco, no hay forma de que el arquero pueda hacer nada. Cualquiera lo puede fusilar si tiene controlada la pelota en las manos. Por eso el básquet tiene un aro, no es un capricho. ¿Te das cuenta?

−Tenés razón. Mmmmm… ¿Qué te parece esto? Hacemos que el arquero esté en el área y los demás no puedan entrar. Van a tener que tirar desde afuera.

−Pero lo van a fusilar igual. Desde un poco más lejos, pero la pelota en la mano hace que amagar sea lo más fácil del mundo.

−Nah, no creo.

−La verdad, me parece cualquiera tu idea. Es redundante, no tiene razón de ser.

−No, lo que pasa es que no captás la sutileza de lo que quiero hacer. Vas a ver, esto va a ser un éxito.

Tagged on: